#Ayotzinapa #Compartimoseldolor

•octubre 8, 2014 • Dejar un comentario

ayotzinapa

A quienes escuchen en este México de sangre y de dolor.

¿Cómo se puede empezar a escribir una carta pensando en Ayotzinapa sin formular muchas preguntas? El terror y la falta de palabras para describir el sentimiento tan profundo y terrible provocan muchas dudas, inquietudes, corajes y desgarrados pensamientos.

¿Qué nos están diciendo?

Las normales rurales siempre han representado al sector estudiantil comprometido, consciente y pobre en México. Estos centros de estudio durante décadas y décadas han sido cuna de un sinnúmero de personas valientes que aprovechan al máximo la oportunidad de estudiar y de servir al pueblo, de vivir el dolor del pueblo y de luchar junto al pueblo. Son símbolo de rebeldía juvenil, tal vez es por eso que a ellos los agarran, los matan, los queman, los mutilan, los torturan, les hacen todo lo que estos años en México se ha hecho a “criminales”, jóvenes, migrantes, indígenas, mujeres, niños, a miles y miles de personas. Parece que esta MASACRE está representando un quiebre, un punto y aparte, un mensaje que dice: “Así les va a ir a todos los que no se dejen, a los que tengan dignidad”. Parece que el crimen ahora es no ser criminal, porque ser criminal es exactamente lo mismo que ser político, presidente, gobernador, presidente municipal, sicario, policía o militar. El modo en que se hizo esta brutal agresión pone a otro nivel la guerra en México. Es muy corto hablar en este momento de “criminalización de la protesta social”, ahora estamos ante el exterminio del descontento, ante el genocidio de la esperanza. Ese es el mensaje. Eso está detrás.

En días previos a estos hechos de sangre el movimiento estudiantil tomaba fuerza (la sigue tomando), con el 2 de octubre en el aire, con los politécnicos en las calles, con muchas rabias por todo el país. Iguala no llega así porque sí, por problemas municipales, por el narco haciendo de las suyas. Estamos viendo un tipo de “limpieza ejemplar”, ya no castigo, ya no represión, es como si ciertas fuerzas políticas se decidieran a terminar con los rebeldes, los incómodos, los irreverentes, los rojos, de un modo atroz, sin recato alguno, porque hace tiempo que la sensatez y la famosa “legalidad” desaparecieron, como las miles de vidas que han ido quedando “ausentes” en estos años. No estamos ante una crisis de un Estado democrático, estamos ante el auge de un Estado delincuente, que opera con sicarios, con paramilitares mientras se logran terminar de legalizar las injusticias. Entre la masacre de los normalistas en Iguala y su diálogo-espectáculo con los politécnicos en Bucareli, el gobierno de Enrique Peña Nieto y el de Ángel Aguirre, y con los suyos los de todos los gobernantes de este país, de todos los partidos políticos, nos están demostrando su forma de poner “orden”, su forma de ser “respetuosos de los derechos humanos”.

Ayotzinapa nos está doliendo de un modo que aún no podemos describir, nos pone a pensar en una respuesta que aún no está clara, como que en estos diez días el silencio en muchos lugares y personas, el dolor contenido, la impotencia ácida y profunda, la rabia filosa y el terror en los labios, en los corazones, en nuestras mentes nos estuviera poniendo una prueba, una enorme prueba: cómo hacer algo que no sea absurdo, cómo no quedarse mirando, cómo pararlo, cómo decir algo más que NO, que BASTA, que JUSTICIA. De por sí estos últimos años en México como en muchos rincones del mundo se siente que algo falta, que la esperanza no se ve como antes, que no es suficiente, que el futuro no se ve y que la incertidumbre y el horror se vuelven constantes. Mientras que las agresiones del poder, donde sea y como sea son brutales, secuenciales, a niveles más cotidianos, que carcomen y orillan a un aparente “sin sentido y sin rumbo”. De por sí en estos días aunque crece y crece esa indignación, no está bastando la náusea que no sabemos si puede convertirse en impulso. Por eso Ayotzinapa, sus normalistas, nos están doliendo, nos están poniendo de cabeza.

Enrique Peña Nieto y quienes detrás de él operan con el viejo estilo de las dictaduras y con el nuevo discurso de las “democracias”, es decir, con el mejor y más acabado estilo de la perversidad política mexicana, están logrando construir un país en el que el crimen es una política de estado, es decir dónde todo está disponible por un precio adecuado, donde en la relación costo-beneficio cualquier vida es prescindible.  Vivimos bajo un sistema donde se externaliza el costo político, es decir que quien tiene el poder utiliza a otros personajes políticos para que asuman la responsabilidad del horror, y estos a su vez externalizan ese costo político y las consecuencias jurídicas a otros, hasta que al final, cuando toda la clase política se ha logrado deslindar de la masacre, cuando el sistema está a salvo, “llegar a las últimas consecuencias para hacer justicia” acaba significando que metan a unos cuantos de los policías-sicarios que dispararon a la cárcel (y eso en el mejor de los casos).  En Ayotzinapa, como en tantos otros lugares de México, los grupos de poder harán todo lo posible para que la responsabilidad sea de unas cuantas personas “sacrificables”, para  que el sistema de impunidad y de violencia pueda seguir su brutal camino. El sistema político de México no está corrupto, la corrupción es el sistema político de México.

Tenemos que resistirnos a la costumbre de tanta muerte, tenemos que detener esta inercia y tenemos que hacerlo sin caer en las viejas respuestas, sin olvidar la historia. Caminemos, gritemos, pensemos, preguntémonos y hagamos aprendiendo de un modo distinto y construyendo sabiduría colectiva para oponerse a esta barbarie.

Nuestra solidaridad está con los estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”.
Ayotzinapa nos duele.

Enlace Urbano de Dignidad
Nodo de Derechos Humanos
Les trois passants
Comisión Takachiualis de Derechos Humanos
Proyecto de Animación y Desarrollo

Colonos del sur de la ciudad de Puebla ganan amparo en defensa de campos deportivos

•septiembre 25, 2014 • Dejar un comentario

Boletín de prensa
25 de septiembre de 2014

•    Los vecinos ganan amparo al gobierno estatal

•    El amparo colectivo beneficia a colonias y escuelas

•    Queda nula la entrega a la familia Bojalil y los campos se quedan para el deporte

En conferencia de prensa, Esther Ambrosia Pérez, representante común, dio a conocer que el pasado nueve de septiembre de 2014, el Juzgado Federal Noveno de Distrito en Puebla le notificó que habían ganado el amparo colectivo interpuesto en contra del gobierno del Estado, por la disputa de campos deportivos públicos del sur de la ciudad.

La historia del conflicto legal se remonta 50 años atrás, desde que los campos son utilizados por vecinos como campos deportivos. No existe en 16 colonias a la redonda otro espacio igual. Hace 10 años el entonces Alcalde, Luis Paredes, expropió los campos, argumentando como causa de utilidad pública, el acceso al deporte por parte de los vecinos. Sin embargo, al final de su sexenio, el ex gobernador, Mario Marín, decidió revertir la expropiación a favor de los hermanos Miguel Bojalil.

Tales campos se usan para el ejercicio físico y actividades deportivas por parte de vecinos de esos inmuebles, lo cual evidencia que el procedimiento de reversión en comento y su ejecución, tuvo lugar cuando vecinos de las colonias Leobardo Coca, Patrimonio, Granjas del Sur, Puebla, Textil y Vicente Guerrero, todas de Puebla, Puebla, entre las cuales destacan ciudadanos de esas colonias que interpusieron el amparo, alumnos y autoridades educativas de las escuelas primarias “Vicente Guerrero”, de la colonia Vicente Guerrero, “Centenario 5 de Mayo” de la colonia las Granjas del Sur Puebla, “Carmen  Alam” de Puebla, “Héroes de Puebla” de la colonia Leobardo Coca y de la Escuela de Educación Secundaria “Jesús Reyes Heroles” de la colonia Vicente Guerrero, todas de la ciudad capital, estado de Puebla, lo utilizaban para hacer deporte, fin para el cual fue expropiado el inmueble en cita, de ahí la improcedencia de la reversión.

“La resolución de los magistrados federales beneficia a colonias y escuelas de ese territorio poblano, y queda nula la entrega de 62,350.85 metros cuadrados de terrero a la familia Bojalil. Los campos se quedan para el deporte colectivo, no para particulares”, manifestó María Elena Jiménez, vecina de los campos deportivos.

Colonos del Sur Unidos por el Desarrollo de Puebla A.C. y vecinos del sur

Carta desde varios rincones del mundo en solidaridad con el EZLN

•mayo 10, 2014 • Dejar un comentario

Carta desde varios rincones del mundo en solidaridad con el EZLN

De nuestros compañeros zapatistas siempre hemos aprendido, de sus pasos, de la historia que han cambiado, de las clases que nos han dado y de las enseñanzas de libertad. Hoy compartimos su rabia y su dolor.

Algunos de los que firmamos esta carta fuimos alumnos de la Escuelita Zapatista, otros no, pero sabemos que los maestros y maestras, votanes, guardianes, son seres humanos ejemplares que con dignidad enseñaron y compartieron su vida cotidiana y ese mundo que se construye desde abajo en las montañas del sureste mexicano. Sabemos que la lucha zapatista ha sido una escuela de dignidad que ha sembrado rebeldía y esperanza en todo el mundo. La agresión del 2 de mayo contra el Caracol de La Realidad no hizo sino indignar profundamente a todos los que vemos en la lucha zapatista algo muy  profundo: un referente, un camino, una inspiración, una forma de ver, hacer, vivir y resistir que nos mueve.

El asesinato del compañero Galeano, de un votán, de un maestro, de una de aquellas muchas voces que son ahora la voz por la que el EZLN habla y comparte con el mundo ese otro mundo que crece en la autonomía, ese asesinato, es una agresión en contra de todos aquellos que aprendimos y seguimos aprendiendo de los muchos votanes que nos enseñaron y nos siguen enseñando el rostro de la libertad.

¿Qué se puede entender con esta agresión paramilitar que llegó al centro de la Realidad?, ¿Qué pretenden esas balas, esos golpes, ese asesinato? ¿Qué pretenden los gobiernos de Manuel Velasco y de Enrique Peña Nieto?

Si es que están tratando de medir cuánto pueden agredir, cuánto pueden seguir agrediendo, cuánto pueden intensificar la guerra contra los zapatistas, sepan que el mundo está viendo, que ni otra mentira en la prensa de conflictos “entre comunidades u organizaciones”, ni las viejas versiones de que los zapatistas son los agresores, ni todo el veneno y violencia que desde el poder se lanza podrá contra tanta rabia, rebeldía y solidaridad derramada en todas partes.

El asesinato del compañero Galeano, la forma en que lo mataron es la evidencia de la cobardía del poder, de quienes se esconden tras las balas, de quienes quieren golpear y mutilar la justicia, de quienes quieren darle a la libertad un tiro de gracia.

Exigimos un alto a la estrategia de guerra y paramilitarización en contra de las comunidades Zapatistas.

Kristinn Hrafnsson, Wikileaks
Naomi Klein
Avi Lewis
Manuel Castells
Arundhati Roy
Noam Chomsky
Yvon Le Bot
Michael Hardt
Greg Grandin, Department of History, NYU
Eduardo Almeida Acosta
Ma. Eugenia Sánchez Díaz de Rivera
José Luis San Miguel Espejel
Oscar Soto Badillo
Ana Lidya Flores
Pablo Reyna Esteves
Francisco Valverde Díaz de León
Guiomar Rovira
Raquel Gutiérrez Aguilar
Guillermo Briceño
Aurora Berlanga
Daniel Mato,  Buenos Aires, Argentina
Pierre Beaucage   Montreal, Canadá
Dario Azzellini profesor asistente, Universidad Johannes Kepler Linz,
Patricia Benítez Muro, Comité Civil de Diálogo ESPACIO CIUDADANO
Dra. Dianne Rocheleau, Clark University, Worcester MA USA
Nuria Ciófalo  California EUA
Gustavo Esteva Figueroa
Fernando Matamoros
José Günther Petrak Romero
Raúl Nezahuacoyotzin
Axel Didriksson
Sara Andrade Narváez
Esperanza Terrón Amigón
Anahí Espíndola Pérez
Luis Mauro Izazaga Carrillo  UIA Puebla
Claudia Magallanes Blanco, UIA Puebla
Ariadna Flores Hernández
Eréndira Dérbez
Alfonso Flores.
Guadalupe López Nava
Vicente Carrera Alvarez
Daniela Parra Hinojosa
Iliana Galilea Cariño Cepeda
Guadalupe Chávez Ortiz.
Alejandro Ortiz Cotte.
José Cervantes Sánchez.
Norma Ramírez Alpírez
Teresa Yurén
José Antonio Arnaz
Jorge Basaldúa Silva
Lourdes Pérez Oseguera
Marcela Ibarra Mateos
Judith Chaffee
José Cervantes Sánchez
Teresita Sevilla Zapata
Daniel Jiménez García
Héctor Bernal Mendoza
Carlos Ocaña Parada
Miriam Gamez Cabanzos
Úrsula Guadalupe Torres Rosales
Vicente Alcazar Arzate
Isabel Lozano Maurer
Lucía Elena Rodríguez Mc Keon
Paloma Galeana Barranco
Norberto Castillo González
Eduardo Ulises Ortíz Pino
Vicenta Cuaya Cuaya
Rocío Huanetl Cuaya
Alberto González Tlacotla
Erick González Mejía
Perla Barreto Sánchez
Maria del Pilar López Pereyra
Verónica Dávila Velasco
César Francisco Barranco Cacique
Isidro Martínez García
Antonio Gama Muñoz
Juan Manuel Soto Blanco
Araceli López Varela
Martín Navarrete García
Beatriz López Marín
Ramón Cruz Angulo
Marco Antonio Sandoval Elías
Belem Nepomuceno Moreno
Ángeles Cebada Alonso
Israel García Plata
Juan Carlos Flores Caballero
Miguel Ángel Sánchez Rodríguez
Marco Delgado Martínez
Marco Antonio Palomeque Tapia
Alexia de la Cruz Aguilar
Miguel Ángel Gómez Albores
Andrea Sheila Gallo Zapata
Mario Andrés León Ojeda
Adrián Maldonado Aragón
Laura Ríos Díaz
Javier Suárez Montiel
Pedro Calderón Martínez
Daniel Arellano Vázquez
Daniela Guzmán Guzmán
Fabiola Monterrubio Ruíz
Gabriela Moreno Subiaur
Andrés Peláez Montaño
Itzel del Carmen Peña Quevedo
Alberto Salado Mellado
Jorge Alejandro García Rodríguez
Roberto Alejandro Carrillo Padrón
María Fernanda Díaz Cortés
Nayeli Galindo Briones
María Fernanda Limón Merlo
Melissa Nataly Franco Lujan
María Fernanda Proal Sánchez
Arantxa Ricardez Pérez
Carolina González Barranco
Manuel Martínez
Bermary García
Natalia de Bengoechea
María de la Paz Angélica Cuahutle Gaytan
Laura Yolanda Rodríguez Matamoros
Jose Alejandro Fernandez Diaz
Antonio Kuri Breña
Jesús Antonio Rojas
Carolina González Barranco
Jorge Rodríguez.
Sara Alicia Andrade Narváez (UPN Ajusco).
José Andrés Fuentes
Eugenia Legorreta Maldonado
María Ignacia Ibarra
Raúl Romero Lara
Elisa Gutiérrez Díaz
Oscar Gonzalo Hernández Valdez
Guillermo Alfaro Telpalo
Carlos A. Ventura Callejas
Lorena Álvarez Moreno
Rosario Ton Lugo
Juan Pablo Vázquez Gutiérrez
Eugenia Legorreta Maldonado
Elena Luengas Dondé
Francisco Javier Bautista de la Torre
Javier Urbano Reyes
Julio César Colín
Conrado Zepeda Miramontes SJ
Gisela Martínez
Sandra Pätargo
Erika Lozano
Aldabi Olvera
Tania Gómez
Ignacio Martínez
Eduardo Velasco
Aicia Patricia Balderas Romero
Luis Mauro Izazaga Carrillo
Miriam Carrillo Ruiz.
Erick Ramírez Medina
Samuel Barroeta Valderrrama
Laura Durán Fernández
Adriana Paola Palacios Luna
Gabriela Farías Islas
Jorge Jiménez Gómez
Cecilia Zeledón, Universidad de la Tierra en Puebla
Luis Maralet
Jimena Morales
Jacinto Victoria Rojas
María  Guadalupe Velázquez Guzmán
Daniela Lechuga Herrero
Inti Barrios Hernández
Concepción Hernández
Noe Arteaga
Martin Barrios
Homero Mendoza
Viviana Medina
Karina Castro
Carmelo Monge
Melina Gómez
Tamara San Miguel Suárez
Eduardo Almeida Sánchez

ORGANIZACIONES:

Les trois passants, París (Francia)
Secrétariat international de la CNT (Francia)
Comite de solidaridad con los Pueblos de Chiapas en Lucha –CSPCL (Francia)
Union Syndicale Solidaires  (Francia)
Fédération SUD éducation  (Francia)
Mut Vitz 13 de Marseille (Francia)
Comité Tierra y Libertad, Lille (Francia)
Caracol Solidario, Besançon (Francia)
Confederación General del Trabajo –CGT  (Estado Español)
Plataforma de Solidaridad con Chiapas y Guatemala de Madrid (Estado Español)
Caracol Zaragoza (Estado español)
Centro de Documentación sobre Zapatismo –CEDOZ (Estado Español)
Uniòn Mexicana Suiza -UMES (Suiza)
Red-Latino americana de Zürich –RLZ (Suiza)
Dorset Chiapas Solidarity Group (Reino Unido)
Gruppe B.A.S.T.A., Munster (Alemania)
LaPirata:
– Nodo Solidale, México y Roma (Italia y México)
– Colectivo Zapatista Lugano (Suiza)
– Nomads, Bologna, Berlin (Alemania)
– Adherentes individuales

Enlace Urbano de Dignidad (Puebla)
Nodo de Derechos Humanos (Puebla)
Proyecto de Animación y Desarrollo – PRADE (Puebla)
Comisión Takachiualis de Derechos Humanos (Puebla)
Casa Sin Puertas (Ciudad de México)
Más de 131 (Ciudad de México)
Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Ciudad de México)
Programa de Interculturalidad y Asuntos Indígenas, Ibero Cd. deMéxico
Colectivo Obreras Insumisas (Puebla)
Asociación Tetela Hacia el Futuro (Puebla)
Costureras de Sueños, grupo de teatro independiente (Ciudad de México)
Colectivo de Trabajadores Democráticos de Puebla (Puebla)

ZAPATISTAS: Una mirada a 20 años de resistencia, autonomía y solidaridad

•abril 4, 2014 • Dejar un comentario

Imprimir

 
Martes 8 de Abril 11:00 hrs
Salón B-203
Universidad Iberoamericana Puebla
Blvd. Del Niño Poblano 2901, Unidad Territorial Atlixcayotl, PUEBLA.

Diálogo con:
Sergio Rodríguez Lascano – Movimiento Insumis@ Zapatista
María Eugenia Sánchez – Universidad Iberoamericana Puebla

Modera:
Oscar Soto – Universidad Iberoamericana Puebla

Convocan:
Enlace Urbano de Dignidad
Departamento de Humanidades de la Universidad Iberoamericana Puebla

Al maestro con cariño

•abril 8, 2013 • Dejar un comentario

http://www.jornada.unam.mx/2013/04/08/opinion/a09a1cul

Hermann Bellinghausen
Un dato clave para calibrar el deterioro alcanzado por el modelo social dominante en México es el odio desatado desde el poder (los poderes) contra los maestros. Lo que adquiere ya dimensiones de linchamiento mediático no es otra cosa que una guerra de clase y a muerte contra la figura alguna vez entrañable del mentor, desatada por las autoerigidas educadoras de la Nación, y jueces cuando se les pega la gana: las televisoras comerciales y la prensa satélite del poder. Presentan a los maestros, disidentes o no, como escoria digna de prisión y represión; buscan destruir el prestigio, la autoridad moral, el sentido de social y, sí, educativo, de su servicio cotidiano. El linchamiento es político, y lo auspician los poderes ejecutivo y legislativo, las cámaras empresariales y las cúpulas financieras interesadas en el negocio de la educación privada. Toda esta basura del poder ¿cómo se atreve a tratar así a los maestros de primaria, los profes, las mises de kinder, los docentes de CQ, prepa, universidad pública, instituto técnico, escuela normal y de enseñanza bilingüe?

Un país que no estima a sus maestros está enfermo. No sólo aquí (basta ver las tendencias en Estados Unidos). No podemos permitir que los dobleguen. Empezando por lo de maestro/luchando/también está enseñando, son con demasiada frecuencia (incluso los integracionistas, aunque algunos han servido a la contrainsurgencia) de lo mejor que le puede pasar a un barrio, un pueblo o una colonia en cualquier punto de la golpeada geografía nacional.

Siempre los han temido las fuerza conservadoras, los intereses confesionales y las agencias del intervencionismo. Bien que fueron blanco de la barbarie cristera contra la educación popular y socialista: los desorejaban. Qué otra cosa si no están haciendo ahora los comentaristas e intelectuales mediáticos, y más directamente las policías y las fuerzas armadas.

Con la tele pasas, ni siquiera lo haces de panzazo. Con la tele sacas puro 10, y más si consumes como ella enseña. Adicionalmente, los poderes políticos, y los fácticos, la hicieron de doctor Frankenstein, procrearon horrendas creaturas magisteriales y las empoderaron (horrenda palabra) para corromper en cadena una burocracia enriquecida, parapetada tras sus castillos de naipes. Resulta insultante que el término la maestra remita a la títere mayor del freak show en que se han convertido la vida pública y la impartición de justicia. Todas las maestras de verdad deberían demandarla por usurpar y ensuciar el título (y por birlarse o jinetear sus cuotas sindicales).

Como los campesinos, los pueblos indígenas, y los cada día menos trabajadores organizados, los maestros son un elemento real de nuestra realidad, que es indispensable y persiste pese a sus liquidadores.

La enseñanza pública es atacada desde todos los frentes, y aunque no siempre se defiende de la manera más sensata, no se da por vencida. Los conflictos de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, los Colegios de Ciencias y Humanidades, las prepas, y el tratamiento que reciben de columnistas, telediarios y comentaristas radiofónicos son parte de lo mismo. Nos presentan a los estudiantes de abajo y los maestros ídem como villanos que toman escuelas, bloquean autopistas y, horror, centros comerciales, nada más por molestar, de seguro con aviesas intenciones. Quieren conservar privilegios, acusa desde su privilegiado cinismo el magisterio electrónico en plena expansión curricular.

Las batallas han sido muchas. ¿Buscan los poderes la escaramuza final? ¿Y contra quién? Contra la posiblemente única persona que llega a cualquier paraje de la Nación con un libro en la mano y una idea organizada del silabario; la encarnación no importa cuan pálida del Prometeo portador de la llama. Debía admirarnos que, con todo en contra, las tripas al aire y casi contra la razonable esperanza, el magisterio se siga rebelando y resista cuando el Estado lo combate.

Además, estos maestros son pobres. En ellos encontramos cientos de miles de historias reales, vidas verdaderas de mexicanos que hubieran podido convertirse en soldados, policías, comerciantes informales, migrantes invisibles, pero eligieron ser profesores y servir a las comunidades.

Aprovecharon lo que les dio la enseñanza pública, única a que había acceso antes de las telenovelas, y aún ahora la alternativa más viable para una formación intelectual, política y ética a salvo de las creencias religiosas y las reducciones triviales del entretenimiento masivo. Hace décadas Carlos Monsiváis ya decía que la verdadera secretaría de educación pública era Televisa. El salinismo añadió TV Azteca.

La guerra contra los maestros no es nueva. Su resistencia tampoco. El magisterio que defiende (en el sentido más amplio) su plaza, mantiene abierta la vía a otro mundo posible, distinto del apagón programado y en curso para los cerebros niños y jóvenes. Por eso los necesitamos: autónomos o institucionales, oficialistas o disidentes. Maestros que no se dejen.

•marzo 8, 2013 • Dejar un comentario

“Estamos gobernados por la injusticia”: Patishtán tras negativa de la Corte

“Era una oportunidad para que se viera que en México hay justicia”, lamentó vía telefónica el profesor tzotzil originario de El Bosque.
Hermann Bellinghausen
Publicado: 06/03/2013 16:11
México DF. “Estamos gobernados por la injusticia”, declaró Alberto Patishtán Gómez desde el penal número 5 de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, tras enterarse del rechazo de los magistrados de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia (SCJN) a que el máximo tribunal admitiera considerar su caso, alegando ésta no contar con elementos suficientes para que el asunto amerite su atención.
“Era una oportunidad para que se viera que en México hay justicia”, lamentó vía telefónica el profesor tzotzil originario de El Bosque, agregando: “Los presos injustamente vamos a seguir luchando contra la injusticia y las corrupciones del sistema judicial”.
Reconoció a los dos jueces que votaron a favor de su causa, Olga Sánchez Cordero y Arturo Saldívar. “Ellos sí están dispuestos a conocer la verdad. Los otros no ven las cosas como deben de ser”.
Los miembros de la Voz del Amate y Solidarios de la Voz del Amate “estamos indignados con estos jueces, que tenían en sus manos dar la libertad en un acto de justicia, y nada de eso”. A nombre de ellos Patishtán sostuvo: “Estamos en lo particular decididos a luchar todo lo necesario. No nos vamos a desanimar”.
En tanto, el blog dedicado al profesor destacó “la consternación y el enojo al conocer el resultado negativo para que esta sala atraiga el caso del profesor y se resuelva favorablemente” de los abogados Leonel Rivero y Gabriela Patishtán, la hija del preso de conciencia más importante del país, al salir de la audiencia en la Primera Sala de la SCJN ( http://www.albertopatishtan.blogspot.mx/2013/03/los-ministros-de-la-suprema-corte-de.html ).
Ahora el caso se regresa a una corte en Tuxtla Gutiérrez. “Hay aún racismo en la justicia mexicana”, sostuvo la defensa. Se espera que el expediente tarde tres semanas en llegar al tribunal colegiado en Tuxtla Gutiérrez, que presuntamente “decidirá” sobre el recurso de inocencia.
Patishtán está preso desde 2000, acusado de haber realizado en solitario una masacre de siete policías en la carretera Simojovel-El Bosque. El hecho, sin móvil y nunca acreditado satisfactoriamente ni investigado, ha permitido que el grave crimen siga impune, lo que evidencia la protección política de que gozan el ex gobernador priísta Roberto Albores Guillen y otros miembros de su gobierno en esa época, al menos por omisión.
Una vez más, según dijeron hoy los presos indígenas de Chiapas, “la justicia no hizo su trabajo”.

Apenas unos días y el metrobus ha provocado accidentes graves y mucha molestia

•enero 18, 2013 • Dejar un comentario

600111129metrobus7[1]

El año pasado decían que la tarifa del metrobús sería de 6 pesos, a partir del domingo 20 de enero será de /.50, las paradas han estado al tope, pues las rutas de transporte público han dejado de pasar desde que inició el metrobús. Moreno Valle a plagado de spots publicitarios que mencionan una lista de obras como parte de los logros que a Puebla le hacían falta. ¿Y las rutas que han quitado? ¿y los accidentes y muertos por la mala planeación del metrobús en pleno día de su segundo informe? ¿y las viviendas afectadas por las obras del Metrobús?. En este segundo año de gobierno de Moreno Valle ha crecido el descontento provocado por el impulso desenfrenado de “mejorar” la ciudad a través de obras que no responden a las necesidades de la población, que pasan por encima de ella y le destruyen su cotidianidad.